miércoles, 3 de febrero de 2016

Torrrejoncillo del Rey, celebra las fiestas de San Blas, con la recuperación de La Tarasca gracias a la Asociación Cutural Alonso de Ojeda

Torrrejoncillo del Rey, celebra las fiestas de San Blas, con la recuperación de La Tarasca gracias a la Asociación Cutural Alonso de Ojeda
Coincidiendo con Carnaval, la misma Asociación convertirá el pueblo en el Viejo Oeste, y anima a la participación de todos los que se quieran acercar

Si vas a Torrejoncillo a la fiesta de San Blas…”
Sab.- 29 feb. Así comienza el estribillo que desde hace mucho tiempo se oye cantar en Torrejoncillo del Rey para celebrar la fiestas de su patrón San Blas. Fiestas de las que tenemos noticias desde 1535, cuando se eligió a San Blas como su patrón para interceder y sanar a los niños que morían por una enfermedad que les producía unas secas que los ahogaba. La fiesta que duraba 3 días, - todavía se dice “San Blas y San Blasillo y, el tercer día, su hermanillo” - eran las más populares de Torrejoncillo, bailaban los tunos, hacía su aparición La Tarasca y se acompañaba de una soldadesca-endiablada, con su Diablo Mayor, hasta que fue prohibida en el año 1764 por el obispo de Cuenca. Sin embargo, la fiesta siguió celebrándose y si bien la endiablada no ha llegado a nuestros días, muchos recordamos de niños a La Tarasca. Una representación de un animal fabuloso que pocas poblaciones conservan, en su caso, relacionada con el Corpus, pero que en Torrejoncillo salía el día de San Blas.
Después de misa, llegaba La Tarasca. Según la tradición, aparecía en la mina romana de specularis, -recientemente inaugurada para su visita- , que en el pueblo es conocida como “La Mora Encantada” debido a la particularidad de su hallazgo, tras el sueño de un vecino. Tras ser domada, gracias a la intercesión de San Blas, era guiada por un hombre montado en un borrico y recorría las calles del pueblo para aterrorizar a los niños y no tan niños con su aspecto descomunal, cuidando no te dieran una tarascá, pero que no era sino la excusa para recitar unos versos donde se contaban los sucesos y chascarrillos del pueblo que servían de divertimento para la mayoría.
Este año, la recientemente creada Asociación Cultural Alonso de Ojeda, que entre sus objetivos tiene el de conservar y fomentar las fiestas tradicionales para preservar el acervo cultural y popular de la localidad y consciente de que la conservación del patrimonio cultural puede contribuir a frenar el declive de estas pequeñas localidades, ha querido recuperar esta tradición tan importante para el pueblo.

De esta forma, La Tarasca vuelve a Torrejoncillo del Rey, este año trasladada al sábado, día 6, gracias al trabajo y tesón de los miembros de la Asociación, sobre todo de Benjamín Matas, al que el pueblo reconoce y agradece su esfuerzo, convenientemente renovada y dispuesta a recorrer las calles del pueblo, donde podrá contemplar los cambios que se han producido en la localidad desde que se fue, hará ya, treinta años. Y donde los vecinos podrán escuchar sus impresiones.
Tampoco faltarán las hogueras, tradición igualmente antiquísima donde los vecinos se reunían a su alrededor para festejar y confraternizar y que, afortunadamente, no han dejado de estar presentes en las plazas del pueblo para las fiestas de San Blas. Hogueras a las que, libremente, se une todo aquel que lo desee, esperando, alrededor del fuego, con sus parrillas a disponer de unas ascuas en las que asar los somarros, y compartir una cena con todos los presentes. A pesar de las coplillas, que no hacen gala de la generosidad de este pueblo.
Si vas a Torrejoncillo
a la fiesta de San Blas,
echa pan en el bolsillo
que si no, no comerás”


CARNAVAL
Por otro lado, al coincidir este sábado con el Carnaval, la Asociación Cultural Alonso de Ojeda, no ha querido dejar de lado otra de las celebraciones más arraigadas en el pueblo y que en los últimos años estaba languideciendo.
Desde principios del s.XX hasta 1.936, el Carnaval de Torrejoncillo, tenía fama en toda la comarca por su brillantez, alegría y animación. Las comparsas eran los elementos esenciales del carnaval torrejoncillero, que acompañadas por charangas y música, desfilaban por las calles entre la gente que se apiñaba para ver el desfile. Y como contribución particular a los carnavales, era la aparición, invariablemente, año tras año, de dos personajes peculiares “El Aliguí” y el “Rabo” que servían de divertimento para los niños.
¡Aliguí, Aliguí!
Con la mano no
con la boca sí

Ha sido una celebración de carácter muy popular, con una amplia participación de los vecinos, con otra particularidad, lo que en el pueblo siguen llamando “las mascaritas”. El objetivo era que una vez disfrazado los demás no te reconocieran. Valía cualquier cosa, y con un antifaz o una careta se acercaba a los demás vecinos y con voz de falsete y gran sentido del humor, se decía “¿A que no me conoces?
Con el fin de recuperar otra de las tradiciones a punto de perderse, y conseguir que los vecinos del pueblo tengan momentos de distracción y ocio, que puedan compartir con otros vecinos, al mismo tiempo que combatir el aislamiento social, la Asociación ha organizado una carnaval temático, dedicado al Viejo Oeste para animar a la participación de los torrejoncilleros, y no torrejoncillleros.

La plaza del pueblo se ambientará para la ocasión, conviviendo con La Tarasca, la cual podrá participar, si así lo desea. Se realizará un pasacalles por las calles del pueblo en el que desfilaran, indios, vaqueros, enterradores, barberos, chicas de saloon, y todos aquellos personajes hasta donde la imaginación de nuestros vecinos puedan llegar, así como la de todos aquellos paisanos que quieran acercarse a compartir este día con los torrejoncilleros.

También la Asociación de Mujeres “La Mora Encantada” no ha querido dejar de contribuir, en este día tan importante, en la celebración de la vuelta de La Tarasca y el Carnaval, ofreciendo un “zurra-zarzaparilla” a todos los asistentes.
Del mismo modo, el Ayuntamiento de la localidad ha contratado una disco móvil para la noche y así cerrar una jornada tan llena de actividades y diversión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada